Lima. LIMA

Cuando llegue a Lima por primera vez me prometi salir corriendo de ahi. Me parecio la ciudad mas deprimente que jamas habia visto. Constantemente gris, con una niebla que cubre las partes mas altas de los edificios y con la amenaza constante de lluvia. Pero nunca llueve. Solo chispea o garua como dicen aca. El cielo es blanco, nunca azul. La ciudad se esconde entre la niebla, sin posibilidad de saber la hora si miras el cielo. Como en un plato de television, los focos blancos se proyectan en el cielo hasta que la noche los apaga.

Ahora estoy en Lima de nuevo. Tengo 10 dias por delante en esta ciudad hasta que vuelva a salir en el proximo proyecto de Nomadas, esta vez, desde Tumbres al norte del Peru hasta el Lago Titicaca, en la frontera con Bolivia. Pero quiero hablar de Lima.
Ayer pasee horas y horas por las calles de Lima. No sabia a donde ir. Decidi ir al centro. Siempre hay que ir al centro cuando llegas por primera vez a una ciudad. En el bus alguno se me acercaba a advertirme de los peligros del centro. Gente mala, que te quiere robar, tu gringuito, tu, te robaran, no vayas, ten cuidado, alerta, alerta. Tras un largo viaje llegue al centro. Y me debi de equivocar de centro porque no era el centro del que me hablaban. Asi que segui caminando en busca de otro centro. Hice fotografias. Me compre un libro de Vargas Llosa, noble Nobel. E inluso comi en un KFC. Decidi irme del centro y volver al extraradio donde esta mi hotel. Y caminando pense que el centro se comporto como cualquier otro centro.
Fui a la cercana playa y me sente a mirar el horizonte del Oceano Pacifico. Y de pronto me senti a gusto. Un amigo me encontro y me pidio que fueramos de nuevo al centro a hacer unas fotografias. Quizas ese centro si fuera el centro del que me hablaban. Despues nos tomamos unas cervezas y se fue a su casa. Camine por las calles vacias a las cuatro de la madrugada. Estaban desiertas. Y sonrei, porque era libre, porque fui al centro y camine a oscuras. Y pense que mientras yo paseaba enamorado de las fachadas limeñas, todos estan encerrados en sus casas, victimas de la constante amenaza de lluvia del cielo de Lima. Pero nunca llueve, solo garua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s