Ayer me fui con los chicos a “hacer el mercado”. Cogimos un taxi y nos fuimos a Loja, la ciudad más cercana a Vilcabamba que cuenta con un mercado grande. Ibamos cargados con mochilas vacías y unos pocos malabares abrazados a narices de payaso. Ana hizo malabares con cuatro bolas y luego bailaba con el contact. Leonor danzaba junto a sus banderas, mientras León amenizaba con el tambor y un didgeridoo (no sé como se escribe esa mierda). Yo, me puse mi nariz de payaso.Y…

…fue increíble. De pronto me olvidé por completo de mí y me convertí en un niño, un niño con una nariz que jugaba entre plátanos, tomates y yucas. Pusimos el mercado patas arriba, todos las mamitas reían tras sus puestos y nos colaboraban felices. Resultado final: cinco mochilas llenas de verduras, queso y pescado. Cuando digo llenas, me refiero a: 5 kilos de platanos, 3 brocolis, 4 coles, 1kilo de manzana, dos papayas, 1 kilo de tomates, papas, cebollas, como 3 kilos de zanahorias, cinco quesos enteros, y como 30 piezas de pescado y medio kilo de camarones. Y todo esto por el módico precio de unas sonrisas. Nunca pensé que mi nariz fuera a dar para tanto. Salí liberado, excitado, empinado y con una mochila muy, muy pesada que cargar de vuelta.

Y pensar que a veces he pasado hambre o he tenido que contenerme con el dinero porque eso de hacer el payaso no es un trabajo o no sirve para nada…bueno, para algo si sirve.

Un beso, España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s