Removiendo cajas de libros en el trastero de la casa de mi madre he encontrado varios collages que hice antes de cumplir los 20 años de edad.

Warhol y Mao, creado en 2002, con 17 años, como trabajo de curso para el colegio. El profesor me pidió una explicación y yo le conté una historia sobre el retrato de un asesino. El triángulo con el ojo de Dios en el centro, la diana agujereada por balines, los pincelazos de pintura derramada…Me puso un sobresaliente. El primero y último que tuve en artes plásticas.

Los collages estaban colgados en las paredes de mi habitación convertida en mi propia galería de arte, mi museo personal para mi único goce.

El grito de Vostell, creado en 2004.

Hace tiempo que no hago ningún collage, no sé por qué…Lo mejor de todo es que entonces los hacía porque sí. Reconozco que casi siempre me ha movido una intención estética, una idea visual, de unir ciertas imágenes en un mismo espacio y ver cómo interactúan.

Junto a estos collages he encontrado numerosos recortes de revistas, periódicos, esperando a ser algo.

Evangelio según San Mateo, 2004.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s