Tocando tierra

Hace unos meses empecé la escritura de un guión de ficción para un largometraje. Lo anuncié en otro post. Hablaría sobre la felicidad, de cómo la obsesión por obtenerla nos lleva a elaborar todo tipo de fantasías futuras, en otro país, con otro trabajo, con otra familia….al final esto nos aleja de la realidad y del tiempo presente y, por tanto, de la posibilidad de ser feliz aquí y ahora.

Las ideas han ido fluyendo hasta contar a día de hoy con una primera versión de guión. Estoy contento pero queda mucho trabajo por delante.

No soy un gran dibujante, pero he hecho unos pequeños bocetos sobre Miguel, el personaje principal. Trabaja repartiendo panfletos para una tienda de colchones en Tijuana. Odia su trabajo, y está esperando a ahorrar lo suficiente para abandonarlo. Viste de dinosaurio rosa. Sí, como Barney.



La cabeza “feliz” del dinosaurio con sus ojos bizcos contrasta con el carácter pesimista y un tanto violento de Miguel. Ese traje lo tiene aprisionado en un estado mental negativo que lo hace pensar siempre en huir del país, abandonar el trabajo.

El muro fronterizo es otro protagonista. Desde que fui a Tijuana por primera vez me llamó la atención cómo el muro se ha usado como lienzo para todo tipo de expresiones. Desde dibujos hasta mensajes poéticos, el muro refleja, como foro de tragedia griega, la consciencia de Miguel, casi como un narrador omnisciente que sabe más sobre Miguel que incluso él mismo. El muro representa las barreras mentales de Miguel, la realidad con la que se debe enfrentar. Los mensaje irán apareciendo a lo largo de la pelicula, a veces de una forma más obvia que otra.

Anuncios