Secuencia 2. ¿Qué es la masculinidad?

¿QUÉ ES LA MASCULINIDAD?

Vale, pues muy bonito esto de la torre y los espermas, pero…¿qué es la masculinidad?

Empecemos por donde todo el mundo empieza: Google. Tecleo en la barra de búsqueda “¿qué es la masculinidad?”. El resultado de la RAE -Real Academia Española- aparece en primera posición.

Escueto, concreto, no es que sea incorrecto, pero me deja un poco indiferente. Tecleo: “¿qué es lo masculino?”.

Intuyo que esto no va a llegar a ningún lado. Órganos para fecundar…¿y qué hay con el puro y simple placer? De nuevo, tecleo: “¿qué es un varón?”

Me llama la atención la tercera definición. ¿Qué otras cualidades se podrían sumar? ¿Un hombre sin autoridad no es un varón? Desconocía la etimología del latín, “fuerte”, “esforzado”. ¿Habrá derivado esa etimología en respecto y autoridad?

Me tumbo en el sofá, el trabajo de investigación en Google me deja desorientado. La convocatoria que me ha lanzado a escribir dice en su descripción que buscan historias que hablen sobre “otras” masculinidades. ¿Otras? ¿Otras cuantas? ¿Tendrá que ver con las “otras cualidades” del varón? Todo resulta demasiado vago.

Tecleo, pero ahora en mi Whatsapp. Tras una pequeña introducción del tema, le lanzo a mi hermano la cuestión. Hermano, ¿qué es para ti la masculinidad?. “Un adjetivo que determina el sexo”. Vaya, parece que tengo a un miembro de la RAE en mi familia. “Esto merece una charla larga, otro día, ahora no puedo”. Segundo intento: cuñado, ¿qué es para ti la masculinidad?. “Creo que es un mito, pero deja lo pienso y te digo”. Hace ya un par de meses que sigo esperando su respuesta, pero no desisto, tercer intento: amigo, ¿qué es para ti la masculinidad?. “Eso es muy complicado. Cambiando de tema,…” Lo intento con otros amigos, obteniendo parecidas respuestas.

No los critico, yo tampoco sabría qué responder y seguramente habría desviado la cuestión. Ahora bien…, ¿qué pasa si…?

Hermana, ¿qué es para ti la femineidad? Tras unos minutos…

 

 

Perfecto, gracias, le digo. Me encanta la acotación tras su respuesta, como si se disculpara por no haberlo pensado un poco más, por responder rápido sin esperar a una charla. Algo parecido que le sucede a una amiga, quien en cuestión de minutos, me envía un mensaje de audio que resumo en este vídeo.

Sé que una pregunta por mensaje a menos de 10 personas no califica estadísticamente como un estudio antropológico ni sociológico con evidencia científica, pero aun así, me voy a lanzar con un par de conclusiones. La primera, es que las mujeres y los hombres entrevistados no pudieron dar una respuesta concluyente y directa a la pregunta sobre su identidad de género. Nadie pudo dar una respuesta de la que estuvieran 100% satisfechas. Los hombres me pidieron tiempo para pensarlo, y las mujeres me pidieron que no las tomara muy enserio. Lo que me lleva a la segunda conclusión: por lo menos las mujeres sí se animan a contestar algo. Lo que sea.

Si uno hace una búsqueda más exhaustiva de términos como “identidad de género”, “filosofía de género”, encontrará un vacío significativo de hombres protagonistas. Como muy bien apunta mi amiga en el mensaje, los hombres no pensamos sobre nosotros mismos y esto incluye un silencio muy visible de hombres teorizando, compartiendo, hablando sobre ellos mismos. Y entre los pocos que lo hablan, existe un vacío muy concreto de un grupo de hombres, los heterosexuales cisgénero.

Todo esto me hace dudar de dónde me estoy metiendo, de por qué quiero hablar de esto y desde dónde lo estoy haciendo. Lo que sí sé, es que si alguien me pregunta por mensaje ¿qué es la masculinidad?, no quiero eludir la cuestión, ni desviar la atención, quiero poder dar una respuesta, responder lo primero que se me viene a la cabeza. Con más o menos coherencia, podrá o no incluir datos científicos, con experiencia personal, con lo que sea, podemos darle muchos puntos de vista, podemos estar en contra, a favor o ser indiferentes con el género, pero creo que debemos poder declarar nuestra postura de una manera contundente. Y así evitar a la RAE.

Queda mucho trabajo por delante. Suena el timbre. Es el mensajero, tiene algo para mí…

 

Sigue leyendo más sobre CABEZA DE UN HOMBRE