ni modo

Dicen que el que busca la verdad, corre el peligro de encontrarla. Y yo añadiría, a raíz de este proyecto, que el que busca su masculinidad, corre el peligro de encontrarse.

Ayer traté de cerrar un artículo frankenstein que llevo varios días dándole vueltas, pero no hubo manera. Es una primera mirada sobre el modelo masculino que me rodeó durante mi niñez y adolescencia. Torrentes de palabras, emociones encontradas y muchas figuras masculinas que quizás merecen una mirada más profunda y sosegada. Entre la presión por cumplir con mi palabra de publicar todos los domingos y la presión que desprendía el contenido de mis palabras, me bloqueé. Me tomé tres copas de vino, pensando que me ayudaría a aligerar, pero solo lograron narcotizar mis emociones y provocarme un pesado sueño.

Así que este domingo no hay artículo. Ni modo.